No vendemos Fotos, Vendemos experiencias, Albares Fotógrafos.

Cada vez estoy más seguro de lo que vendo. Y no son fotos, son sensaciones, son experiencias, son recuerdos, es amor!

El reportaje de Boda de David y Loli, empieza en una habitación de Hotel en el centro de Madrid, continúa en una celebración divertidísima con toda su gente, y finaliza en París, los dos. (y mi cámara)

 Apostándose todo el cariño que les cabe, a más de 1000 km de su casa bailaron en una plaza mítica de París lo que no bailaron en su boda, se besaron delante de una pradera llena de gente dónde todas las parejas entran en una atracción fantástica, dónde todo el mundo se besa porqué sí, y se gritaron ” TE QUIERO”, Se dijeron que se querían en un idioma extranjero, pero eso sí; un Te Quiero se entiende en cualquier idioma, o por lo menos un te quiero como los que se dicen los introvertidos David y LoliDavid es un tipo extraordinariamente tímido. La postura de las manos le delata. Todos sus conocidos lo saben. Pero yo sé una cosa fantástica de él. Cuándo está con la mujer que le ha servido la felicidad escónde su timidez y resalta en él un brillo en su mirada que le mata de guapo. Y eso a Loli le encandila de una manera portentosa.

 La motivación para ello fue mucho más sencillo de lo que yo me esperaba. Sencillamente les pedí que quería hacer un álbum lleno de felicidad, un álbum para mostrarle al mundo la verdad del amor que se sienten. Les dije que allí en Francia todos hablan Francés y que daba igual lo que pensaran de un par de chiflados vestidos de novios hablando en una lengua extranjera. Y que quería montar un álbum para que dentro de unos años revivieran las experiencias de hoy. Y estoy seguro de que así será. Estoy seguro. Aunque eso quedará entre ellos y yo. Una anécdota, una entre miles, aquí, en el Sagrado Corazón de París, nos encontramos con otros novios. y otro fotógrafo. Pero eran españoles. Es un día entre semana, es raro que se casen entre semana, aunque sean Franceses, pero mi sorpresa fué cuándo al oír hablar al otro novio escuché que hablaban castellano y le pregunté: eres español??? y te casas aquí?… y me dijo que no, que estaba haciendose unas fotos después de la boda, un Trash the Dress, de esos que llaman.. andá!! como yo!!!. qué casualidad, irte al quinto pino y encontrarte con un colega de profesión, que está haciendo lo mismo que yo!! Y es que esto es la vangüardía en fotografía de Bodas, ser felices y disfrutar de tu boda no sólo un día… por qué?. Vivir experiencias, sentirse enamorado. Eso es lo más importante en tu Boda. y no se debe limitar en el tiempo. Puede hacerse. Lo que es cierto, es que nadie se va a vestir de novios, y va a volar a otra ciudad, para decirle a su amor que la quiere, y va a bailar en una plaza llena de gente “sous le ciel de París”… (Aunque todo el mundo deberíamos hacerlo)… si no es con un fotógrafo. Y es qúe sólo vivir la experiencia es maravilloso. Es necesario en una relación de pareja hacerlo de vez en cuando.Guapos!!,

He de dar las Gracias especialmente a Loli un comentario que me hizo. Yo la dí las gracias por hacerme vivir esta experiencia, le di las gracias por dejarme llevarles a París, y por dejarme la oportunidad de hacerles una Sesión en París, le dí las gracias de corazón por hacerme vivir una experiencia tan bonita. y ella me contestó: Gracias a tí por hacerme feliz. Cuándo ella me dijo a mi: gracias por hacerme feliz no sabía que pensar… pero pienso que no hay nada más bonito en la vida de un Profesional que un cliente te diga “gracias por hacerme sentir feliz

Juanjo - 5 septiembre, 2011 - 19:31

Un fantastico trabajo. La idea de descontextualizar una situación, sacando a unos novios de su entorno para introducirlos en una escenario urbano, hace sacar la esencia de las personas y de los personajes. Es impresionante ver las caras de asombro de la gente de a pie, incluso los que hacen fotos como turistas cualquiera. Eso es lo que llena la fotografía y le da historia y calidez a la instantánea.

Enhorabuena, ojalá la gente entienda que como todo en esta vida, la fotografia también evoluciona, y hay que acabar con los halos, resplandores, posados familiares, retratos bajo un árbol rodeado de querubines sentados sobre una cola de novia de 4 metros. Somos personas, no marionetas, así que dejemos que la fotografía hable de lo que somos nosotros, y no de lo que quieren las tradiciones que seamos.

Mucha suerte, y mi enhorabuena por este trabajo.

Juanjo - 5 septiembre, 2011 - 20:58

Este es uno de los pocos reportajes que he visto que a todos nos gustaría tener como recuerdo de una experiencia inolvidable. Por fin vemos a la gente tal y como son y no como se suponen que deben de ser, o que la tradición manda que sean.

Por fin alguien se atreve a descontextualizar a los novios, para introducirlos en un paisaje urbano, arrancando las miradas curiosas de los cientos de personas que pasean por el lugar. Eso hace llenar la fotografía de calidez, de espontaneidad, de sinceridad. Te hace disfrutar del momento oyendo los susurros de la gente, o la indiferencia de los mismos. Esto si que es captar la esencia de una experiencia, congelando en un fotograma, millones de sensaciones, que parecen estar vivas.

Mi mas sincera enhorabuena por este trabajo.

Fernando de Albares - 6 septiembre, 2011 - 9:56

Comentarios así son los que me empujan a seguir hacia adelante, y a contar en este blog las experiencias que vivo con mis clientes. Gracias Juanjo

Tu email nunca será publicado. Campos marcados obligatorios *

*

*

There was an error submitting your comment. Please try again.